beatrizdeguardo.jimdo.com


INTROSPECCION

sábado, 5 de noviembre de 2011

El Dios de las pequeñas cosas




Como duele el zapato
si  queda pequeño…
Que placer máximo
se siente
cuando te lo quitas…
Llegando a confundir
la felicidad tan solo
con la ausencia de dolor.
 Lo ínfimo se vuelve infinito
lo imperceptible, de gran valor.

2 comentarios:

david.sac dijo...

...debe de ser una sensación, todo un placer, un descanso y un silencio en el alma que sólo se rompe por la alegría de un día de lluvia. Ahora pasea descalza por la playa, y disfruta de ésa sensación, de ésa tranquilidad y de ésa analgesia que produce tener el alma en calma.
Besoooooo!!!

ESENCIA dijo...

No te quepa duda!!!!!!!!!! Besazo